Noreve Are you in the USA? >> Visit our English language website with prices in Dollars NOREVE

Acerca de Saint-Tropez

LA LEYENDA DEL LUJO TROPÉZIEN

Ciudad mediterránea de referencia, Saint-Tropez es un mito en lo que al lujo y la elegancia se refiere. Al principio refugio de pintores del siglo XIX (Matisse, Signac), la ciudad ha acogido a artistas de la talla de Colette, Cocteau o Sartre, hasta llegar a ser en los años cincuenta el lugar donde se rodó la célebre película « Y Dios creó a la mujer » de Roger Vadim, que dio a conocer a Brigitte Bardot. Desde entonces, la reputación de Saint-Tropez mezcla un ambiente ‘sulfuroso’ con el loco encanto que desprende la Ciudad, que ha sabido conservar su alma de pueblo de pescadores.

La dulzura del mar

En Saint-Tropez, el Vieux Port es un remanso de paz donde se pueden ver al mismo tiempo yates lujosos llegados de todo el mundo y veleros más discretos que hacen las delicias de los deportistas de la Côte d'Azur. Se pueden admirar desde la codiciada terraza de Sénéquier, mientras se saborea una de sus piñonatas. Celebridades como Roberto Cavalli, Karl Lagerfeld o Jason Statham pasean por allí. Kate Moss deambula por las playas de Pampelonne, antes de encontrarse con Jamie Hince en el Club 55. Después del almuerzo, vuelven para descansar en su prestigioso hotel de cinco estrellas, el Byblos Palace y terminan la noche en las Caves du Roy con P. Diddy, Naomi Campbell o George Clooney.

’’Noreve,
la oda a la
elegancia de Saint-Tropez’’

El refinamiento de la tierra

La Vieja Ciudad enclavada entre la tierra y el mar. Las fachadas de colores se alinean a lo largo de un laberinto de callejuelas escarpadas, prisioneras de la garriga y el pinar. Allí, el misterio está al servicio de la elegancia, y el glamur se alía con la pureza de la ciudad; porque además de acoger las Casas de lujo más grandes, Saint-Tropez ha sabido conservar su autenticidad. Prueba de ello es que las Bravades perpetúan esa herencia virginal desde 1558. Noreve ha encontrado su originalidad en estos contrastes, combinando autenticidad y modernidad, tradición y ensueño.

Noreve Saint-Tropez se construyó en el centro del ambiente mágico que flota en esta atmósfera, entre los jugadores de bolos de la place des Lices y las vedettes del showbiz. La fachada amarilla y naranja del campanario de Notre Dame de l’Assomption y la puerta Zanzibar en la plaza del Ayuntamiento han sugerido a la marca los colores cálidos de sus pieles.

Michael Massat, el fundador de Noreve, ha tomado ejemplo, sabiamente, en el interior de la península conquistada por la jet-set y en el barrio de la Bourgade en los jardines escamoteados para crear piezas únicas y transmitir cierto ensueño. Éste se ha copiado en los colores oficiales de Saint-Tropez, el rojo y el blanco, y en su lema « Ad Usque Fidelis » (Fiel hasta el final) para comunicar a sus clientes su respeto por el pasado.

"

’’Noreve: un carácter intemporal y
único que evoca el glamur de la
ciudad’’

Photos by : Photo Time - 37 rue du Portail Neuf - Saint-Tropez - France
www.phototime-st-tropez.com